Joseba Ugalde

Sobre Gestión del Talento

Demotivando, moviendo montañas ...

" Los entrenadores son gestores del talento"

Leía a José Antonio Marina ( filosofo de actualidad ) y su constante referencia a la " inteligencia triunfante" y a la necesidad de identificarla. Para el autor, talento es igual a esta capacidad inteligente de elegir metas valiosas, aprovechar los conocimientos adecuados, movilizar las emociones creadoras y aplicar la energía y tenacidad suficientes para alcanzar un fin.

Casualmente un articulo de prensa recogía recientemente una curiosa relación entre el deporte y la labor del entrenador como gestor del talento. De las muchas afirmaciones recogidas, no tiene desperdicio aquella que sintetiza " nuestra labor no es motivar, sino NO desmotivar a los jugadores ".

Importante reflexión que engarza con una especie de quimera en la que a veces nos movemos, aquella que predica la posibilidad de generar un sentimiento de Motivación en las personas (extrínseca), cuando la única posibilidad de Motivación es la que nace de uno mismo. Por tanto, el papel a veces confundido de los gestores de Personas y de su talento debería estar bien definido, trabajar en la consecución de metas y Objetivos que las seduzcan, y sean atractivos para las mismas.

El coaching tan útil en este proceso, sería una herramienta poderosa para ayudar a la identificación de las metas y a alcanzar los pequeños Objetivos que las componen .

El artículo se hacía eco de las palabras en el Financial Times de Mike Forde, COO (director de operaciones) del Chelsea de 2007 a 2013. “Los entrenadores son gestores de talento”. Sí, una labor compleja en la que el sueldo no es lo más importante.

El decálogo de Forde es el siguiente:

1. El talento suele ir acompañado del ego. Cita al coach Carlos Queiroz: "Los mejores jugadores tienen un profundo conocimiento de su carácter especial, de su talento único, que va más allá de la arrogancia". En mi opinión, autoconocimiento sí, pero soberbia no. “Si un dirigente solo quiere soldados obedientes tendrá que renunciar a ciertos objetivos”. La experiencia demuestra que el verdadero talento no es egoísta; sí tiene autoconfianza, pero es humilde.

2. Buscar talento que se quiera superar. “La clave está en encontrar el momento en el que el jugador está a punto de explotar” (Gregg Popovich, entrenador de los San Antonio Spurs). “Es cuando conocen y aceptan sus límites, empiezan a escuchar, mejoran en los entrenamientos y aceptan que deben cuidar su cuerpo”. Sí, pero no olvidemos que el talento es “inteligencia en acción”, no potencial. Si no se ha puesto en valor, no es talento.

3. Recompensar el sacrificio por el equipo. Efectivamente, un equipo es un grupo humano que genera sinergias. Las individualidades suelen ser antisinérgicas. Creo que más que sacrificio, es predisposición inteligente. En los deportes de equipo, como en las organizaciones, brillar sin obtener un logro colectivo es inteligencia fracasada.

4. El talento no se domina. “Históricamente, a los entrenadores se les compara con generales, pero en la actualidad se parecen más a directores de cine que tratan de engatusar y convencer en lugar de mandar. El objetivo es ganar, no enfrentarse a los egos”. Los coaches, como buenos líderes, han de ser versátiles.

5. No es necesario motivar. “Nuestro trabajo es no desmotivar a los jugadores, ponerles los retos y las metas que los grandes talentos necesitan" (Carlo Ancelotti). Cuando se fue del Barcelona, Guardiola lanzaba una reflexión parecida: "No es que no haya logrado motivarlos, es que no he logrado seducirlos".

6. Confianza. “No es necesario que se lleven bien o que sean amigos, sino que confíen en el talento del otro”. Pone como ejemplo el Manchester United en la década de los 90, “en el que Teddy Sheringham y Andy Cole se odiaban, pero sabían que podían confiar en el talento del otro”.

7. Enseñar al talento. ¿Esforzarse por los incompetentes o dedicarse a las personas más valiosas? “Generalmente la gente con más talento tiene gran capacidad de aprendizaje y deseos de mejorar”. Como ejemplo, Arsene Wenger, coach del Arsenal, que ayuda a los jugadores a conocer habilidades que incuso ellos mismos desconocían.

8. Precaución para reclutar. “Hay que ser muy precavido a la hora de fichar nuevos talentos.

9. Aceptar que el talento se va. “Las personas de gran talento no quieren un trabajo para toda su vida. Las empresas son solo vehículos para desarrollar su talento, a la espera de ir a un lugar mejor. Un buen directivo debe buscar la productividad, no la lealtad. Un buen gerente tiene que mantener el talento el mayor tiempo posible, mientras se prepara para su salida.” Caso Anelka: en el Bolton en 2006, dos años después lo fichó el Chelsea.

10. El pico de forma. “Un buen dirigente debe calcular cuál es el pico de forma de los integrantes de sus equipos. Los futbolistas suelen alcanzar ese tope sobre los 28 años, cuando las piernas aún se mantienen jóvenes y la cabeza ya tiene experiencia”., era más concreto: "El pico se alcanza tras jugar 300 partidos, estar en tres clubes y sumar un gran éxito y un fracaso" (Frank Arnesen, director técnico del Chelsea). “A partir de ahí comienza la decadencia, y el desgaste mental y físico. La clave está en sustituir el talento antes de que se desgaste totalmente”.

 

Etiquetas: Talento

Jim Selman
"El coaching se basa en la capacidad de asistir al individuo o a los equipos para que logren sus compromisos, y lo hagan mucho más allá de lo que parecía posible previamente."

¿Trabajamos juntos?

Nombre
Por favor, indícanos tu nombre completo.

Telefono
Por favor, indícanos tu teléfono.

E-mail
Invalid email address.

Mensaje
Entrada no válida

 

Joseba Ugalde Egaña

Bakardeko Ama kalea 10

20560 Oñati (Gipuzkoa)

SIEMPRE Cita previa

943780061

695730168

linkedin
 
facebook

Belbin Team Roles

Identificación de las fortalezas y debilidades del comportamiento de las personas en el seno de un equipo.

Award 2013